Cuando decimos que Lanzarote es mucho más que sol y playa no podemos concebir lo que es hoy la isla sin referirnos constantemente a la huella que el artista y arquitecto César Manrique dejó en su tierra. Si te alojas en alguna de nuestras villas vacacionales y decides realizar alguna de las muchas visitas guiadas o excursiones que ofertan en la isla seguro que los guías turísticos te hablarán de la figura de este creador sin cuyo talento Lanzarote no sería lo que es hoy.

Hasta que falleció, en 1992 Manrique se empeñó en aunar la defensa de los valores medioambientales con su trabajo y por ello ganó el Premio Mundial de Ecología y Turismo y el Premio Europa.

Vinculado al movimiento informalista de los años 50, tras terminar sus estudios en la Academia de Bellas Artes de San Fernando y residir en Madrid se trasladó a vivir a Nueva York en 1964, por lo que recibió influencias del arte pop, del expresionismo abstracto americano y lo adentró en la cultura visual. 

Para cuando regresó a Lanzarote, en 1966, la isla comenzaba su desarrollo turístico. Con el arquitecto Fernando Higueras, realizó diversos proyectos dentro de la isla, empezando por las obras del Mirador del Río. A lo largo de los años 70 y 80 acometió una importante actividad como creador de espacios integrados en el entorno natural promoviendo un modelo de intervención sobre la isla que buscaba preservar el patrimonio natural y cultural en clave de sostenibilidad. Este proyecto fue determinante para que se declarase Reserva de la Biosfera por la UNESCO a Lanzarote en 1993.

 

César Manrique entre el paisaje de Lanzarote que puso en valor. Foto Cajacanarias

 

Manrique imprimió a toda su obra una voluntad de integración con el entorno natural concibiendo  un nuevo ideario estético al que denominó arte-naturaleza/naturaleza-arte, que concretó en sus intervenciones espaciales: 

- Una idea de Manrique dio lugar a los Jameos del Agua en 1968 actuando sobre un jameo, que es un tubo volcánico creado por la lava. En el "jameo chico" se ubica un restaurante y en el "jameo grande" tiene una piscina rodeada por un jardín. 

- El Taro de Tahíche y actual sede de su Fundación fue su casa. Se construyó en 1968 sacando partido al espacio natural de cinco burbujas volcánicas

 

La Fundación César Manrique en Teguise, Lanzarote

 

- El Mirador del Río, situado en el Risco de Famara, en el norte de la isla, tiene vistas espectaculares del archipiélago Chinijo y está integrado por dos cúpulas que fueron subterranizadas para minimizar el impacto visual. Fue excavado en la roca de un acantilado donde se encontraba una antigua batería de artillería. 

- En la antigua cantera de Guatiza se realizó el Jardín de Cactus, la última obra de Manrique en Lanzarote. 

Horno-Asador de Timanfaya es un horno-asador ubicado en el Parque Nacional de Timanfaya, que aprovecha la energía geotérmica para la cocción de los alimentos.

Alójate en alguna de las villas vacacionales de Villalia y ven a conocer Lanzarote, y con ella la obra de César Manrique

 

 

Live the place