La Grieta está a punto de presentar oficialmente sus las primeras 500 botellas de vino tinto submarino de Lanzarote. Esta bodega, que  fue Medalla de Oro en los Premios CINVE 2016,  es la responsable de esta joya enológica por sus características especiales de producción, ya que las uvas fueron recolectadas en dos fincas de noche para reducir su oxidación y potenciar sus propiedades. Después, la uva fue conservada durante 30 días, se procedió a su críomaceración (a -1 grado), despalillado, fermentación y prensado hasta obtener el vino que se ha conservado en barricas de roble para su hundimiento el 23 de agosto de 2016 en la Bodega Submarina de Canarias, concretamente en aguas del sur -Abona-.

 

 

Las botellas han estado en el fondo marino a una profundidad de 18 metros y bajo una presión de 2,8 bares, lo que supone unas condiciones de luz, humedad, temperatura, presión y gravedad únicas para realizar el proceso de envejecimiento de los vinos con garantías de calidad. 

 

 

Existen otras bodegas en el mundo que han realizado vinos submarinos, ya que las botellas encontradas en navíos hundidos han puesto de manifiesto que el mar es un excelente medio para el envejecimiento de los vinos. Entre las condiciones que hacen del mar un sitio óptimo se puede destacar que la temperatura y presión del agua son bastante constantes, pero también la ausencia de luz y ruido, o el movimiento del mar y la salinidad. Esto hace que los vinos evolucionen de modo diferente a los conservados en tierra, sobre todo en los aromas secundarios y terciarios que prevalecen sobre los primarios.

El resultado es un vino que evoluciona muy lentamente, como si se hubiera detenido el tiempo, dando lugar a productos con características de vinos jóvenes y frescos. Al parecer, el vino adquiere un delicioso punto de salinidad y un especial bouquet mineral de sabor intenso y con notas distintivas. Vinos mucho más suaves, más redondos, con mayor intensidad cromática y aromática de los que se espera que tengan mayor vida y recorrido.

Por otra parte, el envejecimiento en el terreno marino no perjudica al medio que lo alberga, por lo que este método es totalmente respetuoso con el medio ambiente

En algunos casos se trata de experimentos o proyectos de investigación, pero cada vez son más los que se comercializan.

Normalmente las bodegas, asesoradas por laboratorios y equipos de buceo especializados, seleccionan los caldos y los sumergen en una estructura que permite monotorizar las condiciones subacuáticas

Además, la crianza de vinos bajo el mar puede ser una alternativa de turismo enológico para las bodegas que aporte una nueva atracción a Lanzarote, que ya es reconocida por todos los amantes del buceo y el submarinismo. 

 

 

Live the place