Los Jameos del Agua es el primero de los siete Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote creado por César Manrique. Situado al norte de la isla, es uno de los máximos exponentes de la filosofía de Manrique que se convirtió en el leitmotiv de su obra: la simbiosis entre la naturaleza y la creación artística.

Esta intervención espacial creada a partir de una serie de jameos (los agujeros que se producen como consecuencia del hundimiento del techo de un tubo volcánico) naturales se abrió por primera vez al público en 1966 de forma parcial y fue inaugurado oficialmente en 1977 tras más de una década de trabajos.

Al igual que la Cueva de los Verdes, se encuentran en el interior del túnel originado por la erupción del Volcán de la Corona, concretamente los Jameos se sitúan en la parte más cercana a la costa.

Los más de seis kilómetros de longitud de este túnel hacen de él uno de los más largos del mundo. El techo de una sección de este túnel  se desprendió parcialmente creando una estructura que se denominó con el vocablo guanche de "Jameo" que es la boca del terreno que permite el acceso a las diferentes grutas. Se prologa desde el cráter del volcán hasta que se adentra en el mar en un tramo submarino de un kilómetro y medio conocido como "Túnel de la Atlántida".

El lago interior es una formación geológica singular que se originó por la filtración del agua, ya que se encuentra por debajo del nivel del mar.

Está integrado principalmente por tres jameos o aberturas en el terreno: El “Chico”, el “Grande” y el “de la Cazuela”.

La escalera de caracol de piedra volcánica y madera que nos da la bienvenida permite descubrir progresivamente, y desde la perspectiva que aporta la altura, el "Jameo Chico” con su abundante vegetación.

En el interior de la cueva se encuentra un lago natural de aguas claras que alberga uno de los principales tesoros ecológicos de la Isla, más de una docena de especies propias de la zona de gran interés científico entre las que destacan los cangrejos ciegos (Munidopsis polymorpha) que también se conocen como jameítos y que se han convertido en el símbolo de este Centro Turístico. La oscuridad de la gruta provoca la carencia de pigmentación de este raro espécimen único en el mundo, ciego, de color blanquecino y de apenas de un centímetro de longitud. 

 

 

Estos cangrejos son  espécimen muy delicado, muy sensible a los cambios que el agua del mar provoca en la laguna, al ruido y a la luz. El óxido puede llegar a matarlos, motivo por el que está prohibida la costumbre turística de tirar monedas al agua.

 

centros arte cultura y turismo lanzarote
jameos lanzarote

 

La pasarela permite cruzar el lago lateralmente y ascender a través una pared ajardinada para llegar al "Jameo Grande" en el que se encuentra el Auditorio.

Ven a Lanzarote a disfrutar de tus vacaciones en una de las villas de Villalia y conoce los Jameos del Agua.

 

 

Live the place