Si pasas tus vacaciones en las Islas Canarias no puedes dejar de visitar el Jardín de Cactus, un cactarium que se ubica en una antigua cantera de extracción de arena volcánica (picón) que los campesinos lanzaroteños utilizan para cubrir sus cultivos y de este modo retener humedad para que llegue a las raíces de las plantas. Es uno de los siete Centros de Arte, Cultura y Turismo de Lanzarote  y fue el último trabajo perpetrado por César Manrique en Lanzarote, en 1991 con la colaboración del botánico Estanislao González Ferrer, que fue el responsable de la selección de los especímenes de las plantaciones, así como de su consecución.

Enmarcado en los proyectos creativos con el paisaje de Lanzarote, Manrique escogió en el antiguo rofero de Guatiza (en el municipio de Teguise) y desarrolló el proyecto para construir un nuevo Centro de Arte, Cultura y Turismo en el que albergar más de diez mil ejemplares de más de mil cuatrocientas especies diferentes, procedentes de América, Madagascar, Canarias, Marruecos, Etiopía y otras zonas desérticas de la tierra dispuestas en forma de anfiteatro.

Si te alojas en una de nuestras villas vacacionales Villalia y te decides a visitarlo alquilando un coche no tendrás pérdida, ya que el jardín se reconoce desde la carretera gracias a la gran puerta de hierro forjado y al enorme cactus de 8 metros de color verde chillón creado por Manrique. 

Jardín Cactus Lanzarote
El enorme cáctus verde de la entrada hace inconfundible el Jardín de Cactus. Foto: Panoramio

 

El Jardín de Cactus es otro audaz ejemplo de una intervención espacial que integra arte,  arquitectura y paisaje que provoca la impresión de que el conjunto es una obra de la propia naturaleza, no fruto de la mano del hombre.

Se encuentra en el centro de un entorno agrícola caracterizado por las extensas plantaciones de tuneras (también denominadas chumberas o nopales) dedicadas al cultivo de un insecto parasitario llamado cochinilla (coccus cacti) del cual, tras un cuidadoso proceso de manufactura, se obtiene un colorante carmín intenso utilizado tradicionalmente como tinte textil, que en la actualidad es muy apreciado en la industria cosmética y alimentaria.

La entrada está formada por un laberíntico juego de robustos volúmenes curvos, alrededor de una estructura central con forma de "taro" (choza de pastores) que oculta la visión interior para garantizar al visitante el efecto sorpresa.

Al cruzar la puerta nos encontramos con una visión de conjunto de todo el recinto. El interior presenta una estructura circular en alusión a los cráteres insulares. Una de las principales características de este recreado anfiteatro son sus paredes, formadas por terrazas descendentes del terreno, a modo de gradas en donde se exhiben las diferentes variedades de cactus.

 

bar Jardín de Cactus Lanzarote
La terraza del bar restaurante del Jardín de Cactus resulta muy apetecible. Foto: HolaIslasCanarias

 

En el interior también encontramos dos construcciones con el techo en forma de cúpula: una es la tienda (que abre de 10:00 a 17:30 horas)  y la otra la cafetería y restaurante (que abre en el mismo horario, de 10:00 a 17:30 horas). En el interior de esta última podemos apreciar la elegante escalera de caracol y la escultura central (formada de ramas de acero y boyas de cristal a modo de moléculas encadenadas) que emerge de una pequeña fuente

Hasta los elementos auxiliares del interior (como papeleras, lámparas y hasta los pomos de puertas) y han sido diseñados expresamente para este jardín inspirados en los cactus de su entorno.

La duración estimada de la visita es de una hora y puede realizarse todos los días de 10:00 a 17:45 h. Durante los meses de verano (julio, agosto y septiembre) se recomienda realizar las visitas individuales en horario de tarde debido a la mayor afluencia de visitantes.

El precio para los adultos es de 5,50 euros y para los niños de entre 7 y 12 años de 2,75 Euros 4,40 euros.

¡Alójate en tus vacaciones con Villalia y ven a conocer el Jardín de Cactus!

 

 

Live the place