El sugerente nombre del Valle de las Mil Palmeras hace inequívoca referencia al esplendor natural de esta zona al norte de Lanzarote cuyo núcleo principal es La Haría. El particular microclima (es el punto donde más llueve de toda la isla) otorga a estas tierras volcánicas un sorprendente verdor. En ellas se puede encontrar la mayor parte de la flora autóctona por la que es tan conocida, ya que en esta isla canaria se pueden encontrar especies únicas en el mundo. También se pueden encontrar especies tropicales como tuneras o cactus. Una característica que sorprende al visitante es que, a pesar de la fertilidad que le otorga la humedad que la hace ser el lugar más verde de la isla, en él no se produjo un gran desarrollo de la agricultura por su orografía abrupta. 

Y precisamente ése es parte de su encanto, ya que uno de sus principales atractivos son el Risco de Famara y las Peñas del Chache (con 670 metros es el punto más alto de Lanzarote) o sus playas y calas, en las que sorprende el contraste de sus arenas blancas con el terreno producto de la lava.

 

 

Blancas son, además, las famosas casas de los pequeños pueblos de pescadores, que resaltan especialmente sobre la negra tierra.  En los restaurantes de estas encantadoras poblaciones marineras se recomienda disfrutar del pescado fresco.

Pero además de estos elementos naturales, en La Haría se pueden visitar dos lugares de un gran atractivo: Los Jameos del Agua y La Cueva de los Verdes. Se trata de la intervención de César Manrique sobre dos tramos del mismo tubo volcánico, en los que la naturaleza  creó espacios de singular belleza a raíz de las erupciones del siglo XIX. 

Tampoco se debe dejar de ver el Mirador del Río, que se encuentra sobre los acantilados del litoral de Haría, por lo que se pueden contemplar unas espectaculares vistas del Archipiélago Chinijo

La Haría fue el lugar elegido por César Manrique para rehabilitar una casa de labranza que usó como taller y en la que pasó sus últimos años. Hoy puede visitarse para comprender mejor el legado de este artista cuya huella está por toda la isla.

Si vienes a pasar tus vacaciones a Lanzarote hospedándote en una de las villas vacacionales de Villalia te recomendamos que visites La Haría, estamos seguros de que te conquistará su paisaje de barrancos, cultivos, verdes palmeras, hermosos pinos y olivos salvajes.  

 

 

Live the place