Lanzarote tendrá más espacios específicos para ciclistas. Ya se ha anunciado que en breve se iniciará la obra del segundo tramo de la Vía Ciclista, en concreto el carril Bici Insular acceso desde Costa Teguise, cuyos trabajos se espera que duren unos seis meses. Este nuevo vial para bicicletas permitirá el acceso desde Costa Teguise al tramo de la Vía Ciclista Insular (VICI), que discurrirá por la antigua carretera LZ1 entre Tahíche y Guatiza, y que enlazará en el futuro con el denominado 'Anilllo del Fuego'. La idea es que esta antigua carretera sea una vía mixta de velocidad controlada y reducida, con preferencia para los ciclistas, al igual que se hará en la antigua carretera Yaiza-Playa Blanca, ya que en ambos casos hay una vía alternativa más rápida y reservada exclusivamente para vehículos motorizados, lo que hará más segura para los amantes de las dos ruedas este nuevo vial. 

 

El ciclismo gana poco a poco adeptos, tanto como práctica deportiva como simplemente para desplazarse de un lado a otro haciendo un poco de ejercicio y disfrutando del aire libre. Descubrir nuevos lugares a golpe de pedal es una de las maneras más sanas de divertirse. Lanzarote es uno de los lugares favoritos de los amantes de la bicicleta por su climatología (ya que tiene una temperatura media de entre 21º y 22º durante todo el año, con pocas precipitaciones) y también por sus características orográficas.

El atractivo paisaje lunar es otro de los motivos por los que tantos triatletas y ciclistas internacionales entrenan en esta isla Canaria en la que, precisamente, se celebra una de las pruebas más duras del mundo: el Iron Man de Lanzarote. Es habitual encontrarse ciclistas pedaleando en las distintas carreteras. En concreto, son, según las estadísticas, más de 30.000 ciclistas aficionados y profesionales, residentes y derivados del auge del turismo deportivo en la isla, los que circulan por los viales de Lanzarote.

Lanzarote es un ejemplo de desarrollo turístico en armonía con la naturaleza y es uno de los destinos de turismo ciclista, y deportivo en general, más prestigiosos a nivel internacional. Es por ello que se ha iniciado un ambicioso plan para proteger a quienes quieren recorrer la isla sobre dos ruedas o a quienes entrenan en sus carreteras, implementando medidas destinadas a hacer su recorrido más seguro. 

La isla canaria más cercana a África es perfecta para recorrerla en bicicleta por sus asequibles dimensiones (unos 60 km de norte a sur y unos 35 de este a oeste) y la falta de desniveles muy acusados, ya que es bastante llana. El punto más elevado de la isla es el de las Peñas del Chache, al norte de la isla, con 671 metros sobre el nivel del mar.

 

 

Live the place