Uno de los atractivos de Lanzarote para muchos viajeros que deciden pasar aquí sus vacaciones es su naturaleza. En la isla se pueden contemplar numerosas especies autóctonas de peces, plantas… pero también de aves. El guirre, una subespecie canaria del  “alimoche común’’ es una de ellas. Quedan muy pocos ejemplares en Lanzarote, Fuerteventura, y las regiones italianas de Sicilia, Puglia, Calabria y Basilicata.  

Ahora, la Comisión Europea ha aprobado un proyecto para mejorar la conservación del guirre en Canarias e Italia. Esta sinergia entre España e Italia ha permitido poner en marcha esta iniciativa que será cofinanciada al 75% por la UE y en la que se invertirá más de 5 millones de euros para intentar evitar la extinción de este tipo de buitre en Italia (donde anidan sólo una docena de parejas y cuyo número se ha reducido en más del 80% en los últimos cincuenta años) y seguir con la labor de conservación iniciada en Canarias a finales de los 90. Este proyecto LIFE se desarrollará entre 2017 y 2022.

El guirre es la única ave rapaz carroñera que se encuentra en las islas y está considerada en peligro de extinción crítico. Antes podía encontrarse por todas las islas del archipiélago, pero actualmente quedan pocos ejemplares que habitan en Fuerteventura y Lanzarote, además de los de Italia.

El alimoche canario es un ave de gran tamaño, entre 50 cm y 70 cm de longitud y 145-165 cm de envergadura, que, sin embargo, es de las aves rapaces más pequeñas de Europa. El plumaje del cuerpo es de color blanco hueso y la cabeza y la garganta, donde no tiene plumas, son más oscuras, de color amarillento. Es muy característico el color amarillo de su cara que continúa hasta el final del pico, donde se torna negro. Las patas también son amarillas. Los guirres jóvenes, en cambio, son de color marrón-oscuro incluso negro.

 

 

Entre las acciones previstas por el proyecto (implementado en áreas clave para la especie en Italia en las regiones de Basilicata, Calabria, Puglia y Sicilia, y en España, en Fuerteventura y Lanzarote) también se incluye la cría en cautividad y posterior liberación en la naturaleza de los jóvenes nacidos en cautividad, la protección de los sitios de anidación, la creación de puntos de alimentación y la lucha contra el uso de cebos envenenados.

Si eres aficionado a la naturaleza y a la observación de aves en Lanzarote tienes la oportunidad de contemplar esta especie tan poco frecuente. Reserva tu villa vacacional con Villalia ¡y descúbrelos!

 

 

 

 

 

Live the place