Los Hervideros se encuentran a pocos kilómetros en coche desde Las Salinas de Janubio y se accede a ellos a través de una estrecha carretera diseñada por César Manrique en el suroeste de la isla de Lanzarote. Este tramo de costa acantilada es otra maravilla natural fruto de la combinación entre la fuerza del océano Atlántico y las consecuencias de la erupción de Timanfaya de 1730-1736. El rápido enfriamiento de la lava al contacto con el agua, unido a la acción erosiva de las olas, esculpió un fascinante paisaje costero muy característico de esta isla canaria. Resulta fascinante contemplar las olas batiéndose con fuerza e introduciéndose en las cuevas submarinas, los bufaderos y los múltiples recovecos interconectados bajo la superficie. El nombre hace referencia al efecto  y los sonidos que se producen cuando las rompientes baten contra la costa y se introducen con fuerza en el laberinto de cuevas haciendo que parezca que el mar está hirviendo.

Se puede visitar a cualquier hora y gratuitamente, pero se recomienda hacerlo cuando el mar está bravo, para poder ver cómo "hierve" haciendo saltar la espuma con fiereza, emergiendo por los aliviaderos de la costa volcánica y creando un auténtico espectáculo natural. En muchas ocasiones se compara con la sensación de fuegos artificiales, ya que cuando hay marejada la espuma del mar se proyecta hacia el cielo acompañada de un ensordecedor estruendo.

Es necesario hacer caso de las recomendaciones y no salirse del camino marcado, especialmente si se visita con niños, pues las olas golpean con violencia y son imprevisibles, así que hay que tener precaución para evitar sustos.  Hay que contar con la posibilidad de acabar mojado, pues las olas de vez en cuando sorprenden a los turistas elevándose con fuerza.  Los hervideros cuentan con caminos de piedra bien delimitados para realizar una visita segura, así como una especie de balcones o miradores para poder contemplar la bravura del mar. 

 

hervideros lanzarote
Excursión Hervideros en Lanzarote

 

Estos acantilados forman parte del espacio del Parque Natural de Los Volcanes, por lo que también están protegidos. Cuentan con un amplio aparcamiento, papeleras y buena señalización.

Se encuentran cerca del Charco de los Clicos o Lago Verde, y del pequeño pueblo marinero de El Golfo (un típico sitio para comer pescado fresco recién traido del mar), así como de las Salinas de Janubio, por lo que si te alojas en una de nuestras villas vacacionales Villalia en Lanzarote puedes aprovechar para una fascinante excursión. 

 

 

Live the place